La fuerza de Avril no tiene límites


grande La fuerza de Avril no tiene límites

A sus 8 meses Avril fue diagnosticada con cáncer ocular grado D, un tumor maligno muy avanzado que comprometía su ojo izquierdo, además tuvo un desprendimiento de retina lo que ocasionó la pérdida de visión en su ojo.

Carolina, su madre, dice: “es una situación muy dura, pero Dios me puso angelitos en el camino que me enseñaron a ser fuerte”; Avril residente de Medellín Antioquia, tiene la fortuna de contar con el amor y los cuidados de Maria Belén, su hermana mayor.

Ahora el pronóstico es positivo, gracias a las donaciones recibidas para fortalecer el programa de retinoblastoma, el equipo médico del Hospital Infantil de San Vicente Fundación logró inactivar el tumor de Avril, lo que significa que ya no tendrá más quimioterapias y solo asistirá a control médico cada mes.