Un mundo de colores a través de la mirada de Maria José


 

Maria José es una niña alegre, vanidosa, juguetona y muy inteligente de 7 años de edad. Es reconocida como una de las mejores estudiantes de su curso y aunque es muy responsable con sus tareas, también admite que le encanta jugar con sus amigos en sus ratos libres, estar con su familia y salir a pasear con ellos.

Esta linda historia de Maria José no era la misma hace 5 años cuando le descubrieron una enfermedad llamada retinoblastoma o cáncer ocular, este es un tipo raro de cáncer, que afecta los tejidos de la retina del ojo y en su mayoría es descubierto a temprana edad. Todo comenzó cuando su abuelita noto un brillo peculiar en su ojo derecho que no era normal, de inmediato sus padres decidieron ir al médico quién los remitió a nuestro Hospital Infantil San Vicente Fundación en Medellín.

En febrero de 2013 inició todo el proceso de tratamiento de su patología, el día en que llegó fue citada directamente al quirófano porque debía tratarse con urgencia un tumor que tenía muy avanzado en su ojo derecho y que de no ser tratado a tiempo posiblemente podía causar la pérdida de ese ojo. Desde entonces comenzó a recibir tratamiento de quimioterapia intrarterial y le aseguraron desde su segundo procedimiento que el cáncer ya no era maligno.

Su madre Marcela, asegura que todo fue gracias a Dios, su creencia es tan grande que desde que se enteraron de esa noticia, lo más importante para ellas y su familia fue orar porque sabían que superarían esta situación. Ella dice que: “Gracias  a Dios que me sano a mi hija y luego al equipo del Hospital, porque fue lo mejor que se cruzó en la vida de mi hija, todo el apoyo asistencial así como sus instalaciones las guardo en mi corazón”.  Aunque al principio fue muy difícil para la familia y no entendían qué estaba pasando es sus vidas, con el tiempo y de la mano de los especialistas de nuestro Hospital Infantil, entendieron que si existía la cura y que contaron con la suerte de diagnosticar todo a tiempo.

Ahora lleva 5 años con el tumor inactivo y ve perfectamente por sus dos ojos, lo que le permite apreciar todos los colores cuando pinta sus libros y cuando usa su maquillaje que tanto le encanta.